Cómo se produce el acero

En la producción del acero existen dos procesos diferentes, determinados a partir de la materia prima que se utiliza para cada uno de ellos.

 

 

Proceso de producción integrado del acero

La fabricación del acero mediante proceso siderúrgico integrado parte del mineral de hierro, el carbón de coque y el sinter, que conforman la carga del Alto Horno. En él se lleva a cabo el proceso de reducción de los óxidos naturales del hierro, transformándose los minerales en arrabio, que se utiliza en estado líquido para la producción de acero. El arrabio líquido así obtenido es colado en el convertidor LD y los hornos cuchara, para luego ser transportado a la estación de ajuste químico y de temperatura.

 

El Acero líquido se vierte en la máquina de colada continua que cuenta con un sistema de molde de ancho variable, permitiendo la transformación en desbastes. Los desbastes son cargados en los hornos de recalentamiento continuo del Laminador en Caliente, donde se elevará su temperatura hasta la requerida para el proceso de laminación.

Cuando salen de los hornos, los desbastes pasan por el desescamador, los desbastadores y las series de cajas terminadoras que reducen su espesor hasta las dimensiones requeridas para la siguiente etapa del proceso, o las que sean solicitadas por el cliente.

 

 

Proceso de producción del acero semi-integrado

Su proceso industrial, completamente ecológico, utiliza como materia prima fundamental chatarras, fundiéndolas en una acería constituida por un horno eléctrico, para obtener acero en forma de semiproducto denominado palanquilla. Posteriormente este semi-producto es laminado en cualquiera de los trenes de laminación que existen para obtener productos acabados con diferentes secciones: se pueden producir barras, rollos corrugados, alambrón; platinas, perfiles de pequeña sección, angulares, redondos lisos; perfiles y angulares de mayor sección.